• euroairport -

Archivo de acciones con poca o ninguna relevancia

1.

Llegué al Euroairport Basel Mulhouse Freiburg con mucho tiempo por delante. En realidad yo creía que era el aeropuerto de Basilea, así que cuando salí y todo estaba en Francés me extrañó. Busqué la empresa de alquiler de coches y una  chica  me dijo que en el lado Suizo. Señaló a una pequeña puerta. Crucé al lado suizo. Salí a fumarme un cigarro. Fuera, una enorme valla salía del costado del aeropuerto y dividía sus exteriores. A mí lado, coches de policía suiza, al otro lado, coches de policía francesa, ninguna puerta para pasar. Después del cigarrillo decidí volver a Francia a tomarme un café siguiendo una extraña lógica por la que un francés hace mejor un café que un suizo aunque estos estén separados por veinte metros. La puerta que me había traído no me dejaba volver, era de una sola dirección así que estuve dando vueltas. Por fin encontré en el segundo piso una puerta sin vigilancia por la que se podía pasar de un lado a otro. Crucé y entonces me acordé del revuelo de hace unos meses sobre las nuevas leyes de inmigración suizas. Pensé que podía hacer algo. Así, me puse a cruzar la frontera franco-suiza una y otra vez, en un sentido y en otro. Crucé 188 veces de Suiza a Francia y 188 veces de Francia a Suiza. 376 veces. Luego llegó mi acompañante y nos fuimos de vacaciones.


Los BÁRBAROS 2013©
Design by Verbena